viernes, 29 de diciembre de 2006


Con mis pies cansados naufrago en el ayer y divago el mañana como en un juego de preguntas y respuestas. Cargo mis bolsillos de objetos viejos e inservibles, reniego de mi suerte, desespero por el futuro incierto y me apeno por lo que no fue. A pesar de eso puedo ver más allá de mis narices, aceptar mis miedos y emfrentarlos, ser verdugo de mis propias miserias y cazadora influyente de mis actos. No temo a la derrota ni me siento vencida al perder una batalla. Me reconozco perdedora, cautiva victoriosa como todas. Sé de mis muchos defectos y mis escasas virtudes y de lo desagradables que pueden ser mi vocabulario banal y mis ideas zurdas. Reniego hasta del último ápice de lo impuesto y enarbolo la justicia por sobre todas las cosas. Envidio a los sabios, admiro a los justos, amo a los indigentes, represento a los oprimidos, reconozco a mis miles de enemigos y le pertenezco sólo a quien amo. Me siento pájaro en la tormenta más terrible y oasis en el desierto más inhóspito, puedo ser el sol en las mañanas y la helada de la noche con tan solo un suspiro de diferencia. Analizo cada paso dado por el resto y sin embargo doy los míos sin pensar siquiera a dónde me llevan, luego avanzo en la oscuridad de la noche tan insegura como en la claridad del día. No temo nunca no llegar a destino pues, sé que a pesar de los obstáculos nadie escapa a su yugo. Disfruto del vértigo de no saber que me espera, aprovecho los segundos, bebo de mis propias lágrimas y aprendo de las desgracias como si lo bueno y lo malo se fundiesen en un solo ser desintegrado en mil moléculas, el cual respiro y vuelvo a desintegrar según me plazca o me convenga. Sé de lo terrible de la muerte y lo maravilloso de la vida, de lo espantoso de vivir y lo aliviador del fin. Tengo dudas y certezas, odios y amores por doquier, aciertos y miserias, falacias y sentencias. Pero ante todo me sé humana, débil en fortaleza, millonaria en la pobreza, ferviente seguidora de mi misma y un ser puro y complicado como los demás, con buenos y malos momentos, con cientos de triunfos y el doble de fracasos, con heroicos actos en mi haber y varias bajezas reconocidas. Enfrento mi futuro con firmeza y mis ojos no pierden de vista al resto, sus rostros son espejos de lo que quiero o no ser. Los observo, los analizo y los diseco centímetro a centímetro, bebo de sus néctares y respiro sus olores, me baño en sus sudores y en sus íntimos fluidos. Algunos de ellos son por quienes vivo y he de morir algún día, la razon de las noches en vela y las tardes desvanecidas por la espera, sabiendo que en poco tiempo he de ser yo, la única, la incondicional, la amante salvaje, la madre perfecta...La que un día no muy lejano se encontrará en su propio Nirvana sabiendo que ha hecho todo lo que se esperaba de ella.

She-Wolf

5 comentarios:

Markosh dijo...

es muy lindo lo que escribiste, espero que tu blog se llene de buenos deseos, criticas constructivas y muchos escritos como este.
te felicito

-RoD- dijo...

¿Qué escribir para no sonar menos? ¿Qué ruido estridente o eco vago puede opacar algo así?

sakui~ dijo...

Como andas? soy de area51 encontre tu blog en tu firma..
esta muy bueno lo que escribiste
me gustaria escribir asi =)
besoos

Lauta dijo...

muy bueno nenita se ve qe estas creciendo.no dejes de escribir y dedicame algo a mi de vez en cuando
se te extraña.Mejorate pronto

Don Omar dijo...

Sos una genia nena!!! Me gustaria poder navegar un dia en el mar de ideas dentro de tu cabeza... Interesante lo que escribiste, ta muy bueno!